"EL BLOG MÁS LEÍDO EN CÁCERES SEGÚN EL ÚLTIMO EUSKOBARÓMETRO"

martes, 15 de octubre de 2013

LOS NIÑOS PRETECNOLÓGICOS: SOBRE MANUALIDADES Y OTRAS COSAS QUE SE HACÍAN CON LAS MANOS


manualidad.
(De mano).
1. f. Trabajo llevado a cabo con las manos.
2. f. pl. Trabajos manuales propios de los escolares.

Pues sí, que va a ser totalmente cierto lo que cuentan los padres, bisabuelos y esa generación perdida nacida en los setenta de que existió una era pretecnológica en el que los cosos de las autopistas de bits, las herramientas multimedia y los PDF todavían eran sueños febriles flotando en la imaginación de esos pagafantas de gafas de culo de botella de los EEUU, que después montaron lo de Silicon Valley solamente para ligar.
Pero cuéntale tú ahora- mediojoven/medioadulto nacido en los setenta- a los hijos de la Playstation 5, de los hipervínculos y de la multitarea que existió una era oscura e ignota en la que las madres tejían en la penumbra de las salas de estar- pegadas como lapas al sillón de escay mientras miraban de reojo al Padre Mundina en la televisión- jerseys de lana con capuchas y bolsillos-tubo de meter las manos para sus niños; ponte a explicarle a un adolescente que tiene a un clic todo el porno del mundo que en tus tiempos existía algo que se llamaba dos rombos o revista LIB... y ahora descríbele al sufrido infante esas infraviviendas de papel pintado con floripondios, a cada cual más bizarro, en las que moraban nuestros primigenios y en cuyos angostos pasillos había un espejo hecho con pinzas de madera que... ¡habías hecho tú con tus propias manos en tiempo lectivo y durante algo que se llamaba Clase de Pretecnología!
Porque ahora creo que lo llaman Clase de Tecnología-cosas de la evolución- y hasta hacen hasta colisionadores de hadrones miniaturizados, pero en los tiempos pretecnológicos... en los tiempos pretecnológicos... ejem... lo que se hacía era otras cosas más sencillas- o menos aparentes- como:


- ESPEJOS GRABADOS: Se compraba un espejo en La Artística, se calcaba un dibujo del rostro del Che, Jesucristo, Chaplin o los escudos del Real Madrid y el Barsa y se rascaban las líneas del dibujo con un punzón.
Después se hacía uso de un trapito un poco empapado en ácido nítrico para eliminar los restos y se le echaba tinta por encima, por lo general de color negro. Posteriormente se envolvía en papel de periódico y a llevarlo a casa para enmarcarlo y así poner encima de la cama aquel alegre rostro de Jesucristo sufriendo lo indecible con sus coronas de espina y su tinta corrida a cuestas.




- CRUZ CON PINZAS: Con las pinzas de madera de colgar la ropa que le sableabas a tu madre se hacían lapiceros, mandos para flippers artesanales hechos a base de gomas y puntas o también(y regresando al terreno religioso que tan de moda estaba en aquellos momentos y ahora mismo) cruces cristianas de madera.
Ahora no estoy yo seguro de si rezarle a aquella especie de cristo-nunca mejor dicho- hecho de pinzas de la ropa sería mucho menos sacrílego que no rezarle en absoluto, porque entre esto, el espejo grabado del cristo con tinta corrida y lo de cuatro esquinitas tiene mi cama... ¡aquello parecía un puro cachondeo y una cosa como de muy herejes, blasfemos y renegados del demonio!
Así fuimos aprendiendo ya de niños a rezar y reírnos por dentro al mismo tiempo.
Post Scriptum: Con las pinzas también se hacían mecedoras y mesas muy chulas tamaño CM(Casa de Muñecas).



- MANUALIDADES CON LEGUMBRES: Todavía no entiendo muy bien porqué aquella obsesión de la época de llevar a cabo manualidades- igual tiene que ver con la cultura mediterránea o con las hambrunas pasadas- con todo tipo de legumbres.
La cuestión es que cogías una cartulina y allí pegabas lentejas, habas, garbanzos, guisantes... era un poco como hacer un cocido con cartón pero sin carne. Una cosa estrafalaria era ver un cartel de FELICIDADES MAMÁ hecho con lentejas amarronadas y verdosas que algunas madres tenían colgadas en la entrada de sus cocinas.
- Me la regaló Luis José por el día de la madre- decían orgullosas las madres a alguna vecina con la que jugaba al parchís-. No le salió muy bien porque el pobre no da para más... pero se nota que está hecha con cariño.
¡Qué fácil es, a veces, contentar a una madre! ¡Unas lentejas torcidas sobre una cartulina amarilla y voilá...!




- MOLINOS DE CERILLAS: Tengo la idea metida en la cabeza de que en algún momento de la infancia llegué a hacer un molino de viento con cerillas y sus cajas vacías. Es una especie de sueño recurrente que tengo a veces, un sueño con el que me suelo despertar empapado en sudor(igual que ese en el que tengo que volver a hacer la mili o aquel en el que todavía me queda una asignatura pendiente para terminar la carrera)
Es cierto que se hacían molinos de cerillas, pero yo creo que más que haberlo hecho yo(cosa que dudo conociendo como conozco mi absoluta y total incapacidad para casi todo, "casi", lo manual... igual hasta podría cobrar una pensión del Estado por esta minusvalía mía que arrastró desde niño) es que se lo vi hacer a otros compañeros más hábiles y yo, en el fondo, nunca lo di hecho.
Ya sabéis que con el paso del tiempo la memoria se adorna a sí misma con vivencias que nunca nos sucedieron realmente.


- COSOS DE MARQUETERÍA: Pues no tengo ido yo ni nada a la tienda Manitas a comprar tablas de marquetería y sierras de pelo para hacer torres eiffeles, buzones de maderita barnizada y extinguidos dinosaurios.
¡Madre mía, la millonada en pelos de sierra que me he dejado por el camino!
La marquetería es terrible. Una tortura china. Peor que la gota, la sodomización doble o los palillos debajo de las uñas. Serrar recto y después lijar, serrar recto y después lijar, serrar recto y después lijar... ese es el mantra, una auténtica pesadilla para, total, matarse a hacer algo que a los dos meses iba a acabar roto sin remisión... y en la basura.




- CUADROS DE HILO: Ahora que lo pienso, mira que se hacían cosas raras antes, en la oscura Era Pretecnológica..
¿Para qué demonios serviría un cuadro de hilo?
El procedimiento manual de este chisme consistía en clavar unas puntitas sobre un dibujo efectuado sobre un tablón de madera para, posteriormente, unir y tensar una multitud de hilos de colores sobre las cabezas de las puntas.
Se conseguía con ello generar una especie de silueta de coche antiguo, flores o unas figuras geométricas de hilo de colores, con vértices y vórtices, que eran dignas de visionar tras la ingestión de alguna sustancia alucinógena mientras sonaba de fondo algo de Grateful Dead o Jefferson Airplane.
Los inconscientes los hacíamos. Las madres, más temerarias, las enmarcaban y las colgaban con orgullo sobre el sofá de escay.




- MACETERO MACRAMÉ: Si lo anterior ya parece hecho por alienígenas ortopédicos y bizcos, esto de coger unas cuerdas y retorcerlas hasta conseguir efectuar con ellas una serie de enmarañados y complejos nudos decorativos, todo para meter dentro una planta con su maceta... ya es ionosférico, raya en la psicopatía y está a años luz de cualquier cosa inteligente pensada o conocida anteriormente.
Todavía hay pisos de barrio bajo en los que se pueden ver ficus secos colgando de un macetero de macramé amarillento que en su momento, hace treinta años, le hizo un nieto(ese que ahora trapichea y menudea en el barrio, pues estamos en crisis y no hay trabajo y en algo hay que ganarse la vida y no va a seguir haciendo con 45 años maceteros de macramé...) a la tan querida abuela.




Para finalizar, solamente recordar que este ominoso tiempo de la pretecnología era, en realidad, un universo complicado y bizarro compuesto de casas recortables, espejos de pinzas y conchas, belenes navideños hechos con figuras de plastilina o ese aparato del demonio al que llamaban pirograbador que tenías que enchufar a la corriente y quemaba un dibujo de un perro hecho sobre una tabla.
También recuerdo, de forma un tanto vaga, unos artefactos enrevesados y muy perturbadores a los que denominaban Circuitos, y que consistían básicamente en tableros con cables, pilas de petaca, luces, interruptores y demás cuerpos extraños e inquietantes que nunca entendí muy bien para qué servían, pero que me producían cierto vértigo pretecnológico y existencial, pues a mí lo único de todo este mundo de lo manual que se me daba algo regular era eso de pintar figuras de escayola.
Y por eso desde aquí quiero enviarle un fuerte saludo a mi antiguo profesor de pretecnología del Calasanz, pues fue exageradamente misericordioso conmigo cuando de trabajo de fin de curso(los demás tenían sobre su pupitre una serie de circuitos, pirograbados y maquetas que llevaban haciendo tres meses...) le presenté una figura de escayola de una muñeca repollo que había pintado a toda prisa, en tres colores, ese mismo mediodía.
Y así recuerdo -como si fuese hoy- que el profesor Óscar, que en paz descanse, me miró con una especie de rictus que oscilaba entre la amargura, la comprensión y la pena, y casi sin dirigir la vista hacia la muñeca de escayola que yo tenía encima del pupitre y que todavía olía a pintura fresca... ¡me dijo que tenía un suficiente!

Gracias por los viejos y buenos tiempos pretecnológicos.

Saludos pirograbados de Jim.


domingo, 22 de septiembre de 2013

MISTER LONELY: SER LO QUE QUEREMOS SER



Solamente hacen falta quince segundos de visionado al inicio de esta magnífica película para darnos cuenta de que estamos asistiendo a algo diferente, especial, mágico.
El film de Harmony Korine se abre con una secuencia ralentizada en la que se puede observar a un émulo de Michael Jackson circulando por una pista y subido a una minimoto amarilla que arrastra por el aire a un pequeño mono de peluche.
Y todo mientras suena de fondo el "Mr. Lonely" de Bobby Vinton.

Y esto, lo queramos o no, señores y señoras, a los quince segundos de nada, ya huele a Cine. Del bueno, prometedor, al dente y en su justo punto de cocción... para entendernos.

"No sé si sabrán lo que es querer ser otra persona, no querer ser como eres, odiar tu propia cara y pasar completamente desapercibido. Yo siempre quise ser otra persona. Nunca me sentí cómodo siendo como soy. Sólo quiero ser mejor de lo que soy, ser menos ordinario y hallar un propósito en este mundo. Es más fácil ver cosas en los demás, ver cosas que admiras y luego tratar de imitarlas. Tener otra cara. Bailar otro baile y cantar otra canción. Está ahí esperándonos, invitándonos a cambiar. Es hora de convertirnos en lo que no somos, de cambiar de cara y ser lo que queremos ser. Creo que el mundo es mejor así".

Las anteriores son las primeras palabras- o el manifiesto y declaración de inequívocas intenciones- que escuchamos en la película; una reflexión sobre el fenómeno social y la Cultura de la Fama, sobre la insatisfacción  y la necesidad agobiante de ser algo más(mejores, si cabe) que lo que ahora somos.
Los sociólogos diríamos que se está haciendo una precisa radiografía de una sociedad hipermediatizada donde se nos exige subliminalmente que todos lleguemos a ser protagonistas, trabajando sin descanso en el sentido de adquirir una identidad social "triunfadora", aunque sea a costa de la más absoluta despersonalización y de la sugestibilidad y modificación psíquica que el marco mediático de "Lo perfecto y Lo mejor" nos impone a diario a los individuos nacidos en las democracias liberales de mercado.

Decía Le Bon que "la masa psicológica es un ser provisional compuesto de elementos heterogéneos, soldados por un instante".
Y es precisamente sobre este marco prescriptivo por donde se mueven los personajes de "Mister Lonely" con su desindividualización a cuestas, con esa vulnerabilidad del individuo en estado de masa que decide dejar de ser él mismo y refundir su interior con las sanadoras virtudes que consideran representan Marilyn Monroe, Michael Jackson, Charles Chaplin, Sammy Davis Jr, etcétera... 
Así, a través de la imitación de estos prometeicos iconos de la cultura moderna de masas es como los personajes de Korine se despersonalizan, destierran su yo singular y se convierten en lo que no son pero en lo que quieren llegar a ser.

La película, cinematográficamente hablando, es una de esas maravillas marcianas. Ver a todos estos seres humanos reformulados conviviendo juntos en medio de ningún lugar, en una isla utópica de clones de Chaplines y Monroes a la deriva es una experiencia ciertamente trastornadora.
Diego Luna es un Michael Jackson perfecto y sacado de su panteón para la ocasión.
Samantha Morton nos deslumbra con su sensual fragilidad de una inquietante Norma Jeane.
Las imágenes hipnóticas se suceden sin llegar a ser autocomplacientes. Transmiten perfectamente la zozobra íntima, la atmósfera dramática en la que el 90%(que diría Hemingway) de lo que sucede no se ve, se intuye, pues es ese resto de iceberg que está justo flotando debajo del relato el más relevante y revelador.
También hay que ser conscientes de que es una película autoral, con una firma muy personal, apuntalada sobre dos historias que transcurren en paralelo, y que juega con encomiable habilidad narrativa con las claves( texturas, las formas, la música, color...) del cine más independiente, sin perder en ningún momento su particular y más clásica intensidad dramática.

Yo es que no le he quitado el ojo a Harmony Korine desde su debut con "Gummo", un experimental, delicioso y sucio film de estructura fragmentada.
Y si os gusta no os perdáis la argentina "El último Elvis", que también tiene mucho que decir sobre las ilusiones y frustaciones modernas, la cultura de la fama y la decepción existencial.
Otra recomendable reflexión sobre esta urdimbre de espejismos que es la modernidad en la cultura de masas.

Saludos cinéfilos de Jim.


martes, 20 de agosto de 2013

DEMASIADA FELICIDAD, DE ALICE MUNRO


 A veces suceden cosas así. Pequeños milagros que no se aguardaban en el camino- pero por alguna extraña razón están ahí y llegan hasta ti- y que te llenan por unos eternos momentos de insospechados brillos y centelleos.
"Demasiada felicidad", de la escritora canadiense Alice Munro, es cómo introducir en una coctelera los mejores ingredientes que puedas tener a mano(3/4 del talento de John Cheever, 1/2 de la lúcida oscuridad de Patricia Highsmith, medio vaso del sur de Flannery O´Connor, tres rodajas de la precisión quirúrgico-literaria de Mr. Raymond Carver...) agitándolos con energía para poder degustar el sabroso cóctel en una tórrida noche de verano mientras contemplas las grietas de luz que la tormenta eléctrica de agosto va perfilando en las sombras.

Así es que desde que se abre este  libro de relatos hasta que se cierra todo es sorprendente, inquietante y maravilloso, y la magia actúa, y todo chispea a nuestro alrededor de pura conmoción y de feliz sorpresa.
No voy a desvelar aquí lo que le sucede a esa anciana con cáncer cuando alguien entra en su casa una tarde en el cuento Radicales Libres,  o sobre qué ejes pivota el perverso universo que se extiende ante nosotros en el relato maestro titulado Juego de niños...
No. 
No pienso adelantar nada. El que tenga curiosidad, que coja carrerilla, venza sus temores y lea.

Lo que sí voy a avanzar es que hay dos palabras que definen muy bien cada uno de los relatos de esta escritora de 80 años llamada Alice Munro, y las palabras son lo perturbador. 
Sus narraciones son perturbadoramente hermosas, pues sugieren aquello que no puede ser visto, lo que acecha en el interior de todo lo que existe, los espacios íntimos que rellenamos con cierta crueldad contenida. 
Cuando lo invisible, pues, pesa.

No sé quién dijo que se podía vivir una aventura fascinante en cualquier sitio, y la verdad es que es totalmente innegable. En el interior de "Demasiada felicidad" nos aguardan diez aventuras fascinantes, que la canadiense arma con un estilo directo y preciso, aportándonos en unas pocas líneas todo sobre las motivaciones y sentimientos más profundos de los personajes que maneja con una habilidad narrativa(ritmo, armonía y melodía coordinados con metrónomo) pasmosa y fuera de lo común.
El clima psicológico tenebroso e inquieto me remite a la mencionada maestra Patricia Highsmith, mientras que en esa atmósfera que bosqueja entremezclando lo cotidiano y lo extraordinario resuenan ecos de Richard Ford y Carver.

Para finalizar, mencionar solamente que esta es Literatura de la de verdad(aunque suene pomposo), de la que asombra por su profundidad de campo y por todo eso que siempre nos redescubre, evoca y sugiere; libros que contienen esos recursos y elementos que solamente están al alcance de los mejores narradores y de los lectores más exigentes.

Post Scriptum: y sí, hay un cráter en la luna que se llama Kovalevskaya. Después de leer "Demasiada felicidad" tendréis la certeza del por qué esa gran mujer se lo merecía.


Saludos de Jim.


martes, 6 de agosto de 2013

EL ARTE DE VOLAR




Te dije que no podía volar y te mentí, porque muchas noches me elevo planeando sobre los océanos hacia los trópicos, como orientado siempre hacia el sur, rumbo a las regiones más cálidas, detectando en el aire marino las variaciones de los campos magnéticos, avanzando de forma sosegada y sin interrupción sobre los mudos estallidos de plata que se precipitan a las aguas desde el gran ojo pálido de la luna.
En esos momentos siento como si mi vida- eso que ahora mismo soy y que nunca hubiese podido prever- siempre fuese a comenzar la semana que viene... o la siguiente.
Otra vida renovada, distinta, mejor, más mía...

Te dije que no podía volar y te mentí  porque al final el único sentido real de la vida es aprender el arte de volar en sueños, atravesando los océanos siempre bien enfilado hacia la luna, planeando entre las nubes sin ninguna razón última que tratar de entender, dejándome mecer por cualquier viento que me abandone en latitudes imposibles.

Te dije que no dominaba el arte de volar y te mentí porque mi vuelo es desordenado, irregular, sin patrón estacional, ruta migratoria  o esquema biológico predeterminado alguno... y es que al final siempre pierdo el rumbo, no llego al sur ni a regiones cálidas, nunca tengo un lugar claro de destino.

Pero la única verdad, la más importante, la que nunca te llegué a mencionar, es que esas noches en las que sueño que vuelo hacia ningún lugar, perdiendo siempre el rumbo, planeando sin gravedad ni tiempo, recuperada ya de la inconsciencia de vivir la parte más profunda de mi ser... creo que soy realmente feliz.
Es cuando comprendo de repente que todo lo que he vivido no tiene absolutamente ninguna importancia, y que lo único que merece la pena es el hecho de irse preparando cada noche para la última deriva migratoria, para ese segundo inevitable de pérdida de rumbo, para el vagabundeo sin mapa ni brújula entre las estrellas.

Te mentí, pero ya verás cómo al final va a ser mejor de lo que piensas.

Saludos de Jim.


jueves, 30 de mayo de 2013

AQUELLOS HORRIBLES AÑOS 80 (V)



Siempre hay que regresar, al contrario de lo que dice la canción, al lugar en el que fuimos más inconscientes, horteras y, acaso, felices.
Y aquí, en el Bazar de Jim, se le tiene mucho cariño marciano a esa cumbre del paroxismo bizarro que representan los años ochenta, con sus luces de neón, pero también con sus tinieblas de cartón piedra.
Por eso continuamos aquí esta inagotable saga que nos acompañará de por vida( ¡atreveos a releed para recordar cómo han sido los orígenes, el Génesis donde todo dio comienzo!: http://elbazardejim.blogspot.com.es/2011/07/aquellos-horribles-anos-80-iv.html ); una odisea entre hombreras, pantalones elásticos, polos Avidesa, guateques de viernes, chapas y pinballs de fabricación casera, con gomas y pinzas.
Una época un tanto hortera en la que algunos nos hicimos adolescentes, con todo lo que ello trae consigo, biológicamente hablando: los contornos de mapas de África o Francia dibujados en las sábanas cada mañana, después de las primeras poluciones nocturnas de los varones espinillosos... o la sorpresiva menarquía durante un recreo que brotaba como maná carmesí o Tang de fresa para esas hembras que todavía jugaban con el set de maquillaje de la Señorita Pepis.

Bienvenid@s a la aventura de los ochenta, así que vamos a comenzar a danzar ahora como los zíngaros del desierto, con candelabros encima, o como los balineses en días de fiesta, con todos estos artefactos fascinantes y las maravillas que nos legó esta década de los prodigios.





- LOS HOLLISTER: Crímenes, misterios, intrigas, cacofonías, enanos, tortugas, monstruos, relojes de cuco... todo tenía cabida en esta serie de novelas juveniles que protagonizaban Pete, Pam, Ricky, Holly, Sue y un perro llamado Zip.
Una familia norteamericana blanca de clase media que resolvía más enigmas en un minuto que todos nosotros en nuestra vida. Acción trepidante, mucho misterio y risas garantizadas durante, casi siempre, unas vacaciones de verano en las que la familia Hollister se desplazaba a alguna isla llena de tortugas con un faro misterioso en un espigón en el que se sucedían cosas extrañas: luces lejanas e intermitentes, apariciones y desapariciones de gentes, tesoros semihundidos en alguna playa, gnomos que salían a medianoche...
Al final, Pete, Pam, Ricky... resolvían el nudo del misterio y todo volvía a la normalidad entre risas, bromas y abrazos, como debe de ser en toda familia norteamericana normal y blanca de clase media.
Sin traumas.
Yo todavía conservo varios libros de Los Hollister, que era la única serie de esta categoría juvenil que leía(nada de "Puck", "Los cinco"... solamente Los Hollister y Marcial Lafuente Estefanía)
Si os falta alguno, suelen estar en tiendas de segunda mano a 1 euro o menos.


- NÁUTICOS, ROC NEIGE, AMARRAS Y PEGATINAS DE SNOOPY: Eso era ir a la moda o como se decía entonces "estar en la cresta de la ola": náuticos rosas, blancos o azul cerúleo, plumíferos Roc Neige, sudaderas Nudos o Amarras y, los más superpijos o del centro, una pegatina o parche de Snoopy en la culera del pantalón.
Si esto lo complementabas con el mítico monedero/cartera de Lacoste y una Vespino rosa ya estaba el pack de supervivencia "osea" completo para que la chica cocodrilo fuese al guateque del viernes en Green a tomar la granadina o algún sorbito del mítico cristal para poder desinhibirse un poco y entrarle así al chico del jersey rosa, que iba ya en COU y estudiaba en los Salesianos, para que le llevase a las rocas a enseñarle un poco de geografía humana y, de paso, de geometría y ángulos rectos.
Nada de J´Hayber o Yumas Galaxia de la quincallada de los barrios o esos pantalones de lycra con goma en los pies que llevaba la Nasarre.
Pobre Snoopy, con lo que él había sido.




- REBUMBIO Y BRILÉ: Los de las espinillas y el incipiente mostacho que tenían la suerte de poseer el mítico balón Tango(nosotros, que no lo teníamos, hacíamos una gran pelota con calcetines viejos de nuestros padres) se las apañaban con un portalón de garaje para cabrear a los del edificio de arriba con los pelotazos mientras trataban de emular a Éder o Toninho Cerezo.
Las niñas, mientras tanto, jugaban al brilé o a las gomas, momento en el que uno aprovechaba con picarona curiosidad- entre tanto movimiento, peloteo y aspaviento- para observar lo que vestian ellas debajo de las faldas de tablilla de cuadros escoceses de las calasancias.
Todavía no había llegado el Spectrum ni las grandes corporaciones de pederastas reunidos que según los telediarios infestan hoy en día nuestras calles, así que se jugaba en la calle todo el día sin temor a ser sodomizado por un maestro de matemáticas con gabardina.


- LASERDISC: Esto fue un visto y no visto. De repente surgió de las entrañas de Sony una especie de vinilo transparente que parecía salido de "2001, una odisea del espacio".
Esto, supuestamente, venía a ser una cosa totalmente innovadora y cara que vendían por más de 150.000 pesetas los comerciales con un reproductor de tamaño considerable y una enciclopedia de animales o de documentales submarinos de Cousteau que te garantizaban una "calidad como de Cine grande".
Creo que películas al final en ese formato salieron doce o trece.

Duró menos que el sistema 2000 o aquellos paraguas que se ponían en la cabeza para poder dejar las manos libres.



- EL PADRE MUNDINA: El cura de las plantas que salía en Televisión Española allá por los ochenta y que solamente hablaba de botánica-metafísica y de cosas relacionadas con el mundo vegetal.
El padre Mundina decía en televisión que las plantas nos oían y tenían consciencia propia. Yo estaba totalmente convencido de que algún día el sacerdote o padre de las plantas mantendría relaciones sexuales en directo con algún geranio u orquídea... ¡se intuía que existía tanto amor, paz y armonía en ese plató!

- Humildemente, creo haber hecho algún progreso, con la ayuda del Señor, en el estudio del lenguaje químico de las plantas- comentaba mirando a la cámara rodeado de ficus, geranios y enredaderas por todas partes.
Un personaje entrañable y bizarro que soltaba joyas como la siguiente:

- Un simple connaisseur como yo, que trabajara por ganarse el afecto de los vegetales, podría hacer más fértil un huerto, reforestar un yermo, o incluso, quién sabe, crear un ejército entero, de poderosos árboles y sigilosas esporas y dominar el mundo. Algo que jamás se me ha pasado por la cabeza, naturalmente...

¡Un ejército de poderosos árboles y sigilosas esporas para dominar el mundo con el Padre Mundina a la cabeza, ejerciendo de General de División Vegetal! ¡Lo que hubiese dado yo por ver eso, Dios mío!( o por lo menos, la versión para la película)
Nunca, lamentablemente, llevó a cabo el Padre Mundina su majestuoso ataque forestal, pero sí que fue galardonado con los méritos como "Jardinero mayor de Iberflora", además de con la "Cruz de Comendador al Mérito Agrícola", que yo ni sabía que existía y que debe de ser algo equivalente a la "Cruz de Hierro", pero en el sector hortifrutícola.






- GOMINA: La gomina reinó en solitario durante los ochenta en el tema de lo capilar, junto a esa otra tendencia- fina y elegante a más no poder- de moda entre los varones más jóvenes y moderneques que fue la coleta torera, al estilo del diablo Bosé. La gomina, básicamente, era un emplasto viscoso que la muchachada hiperhormonada que iba de discoteca o discopub se vaciaba sobre la cabeza para resultar más atractivos de cara a ser evaluados positivamente por las hembras de la barriada, anegarlas con sus feromonas y poder así mantener posteriormente la cópula o el coito con ellas de forma adecuada.
La gomina viene a ser un poco lo que la laca para las mujeres. Fija, moldea y pone el pelo pincho tan recto y fuerte que se podrían ensartar pinchos morunos allí y asarlos después.
Cuando ibas a la ducha necesitabas medio litro de champú Geniol de fresa o coco para que aquella cataplasma ya solidificada saliese del cuello cabelludo.
La había "extrafuerte", que tardaba dos años en salir del todo, así que había gente en la mili que todavía llevaba residuos añejos de gomina de adolescencia.



- TAB: Sin azúcar y sin cafeína para los que no eran ni cocacolos ni pepsicolos. Una bebida que proyectaba aquellos valores, muy de los ochenta, del esfuerzo, la vida sana y el deporte molón. Una bebida ideal para gente hermosa, deportista, de la que se cuida y sabe lo que le conviene a sus glóbulos rojos y blancos después del duro esfuerzo del pádel, el futbolín o la brisca.
A mí me gustaba mucho el Tab(como el Tang, que hace poco volvió a reaparecer en las estanterías) y recuerdo pedirlo habitualmente en el mítico Emporio de los sandwichs mientras tomaba un completo.
Pero es que yo, claro, hacía judo tres veces por semana.


- MODERN TALKING:  "You're my heart, You're my soul", "Geronimo's Cadillac", "Cheri Cheri lady" y etcétera y etcétera.
Hasta los esquimales bailaban los singles pegadizos y llenapistas de los alemanes allá por lo ochenta. Modern Talking fue a los ochenta lo que Knight a David Hasselhoff o Samantha Fox al onanismo... no se pueden entender los unos sin los otros.
El rubio y el moreno- ¡de nuevo el infatigable poder pangermánico!- invadieron Europa y el resto del mundo como si fuesen el Cuarto Reich, aunque un poco menos arios y con más hombreras, lentejuelas y cardados.





- ITER SOPENA: Diccionario muy ilustrado y muy cuadrado de la lengua española que traía banderas de los países del mundo, conjugaciones de verbos, ilustraciones de los oficios, reglas gramaticales...
¿Quién no ha tenido un Iter Sopena?  ¿Quién no ha garabateado su nombre y apellidos y el número de su clase en su portada?
El Iter Sopena ha sido el instrumento fundamental de consulta de bolsillo para el conocimiento de las reglas del lenguaje y su significado, la herramienta de toda una resplandeciente generación de literatos y poetas que fueron estudiantes en los ochenta y que ahora están llamados a regir los destinos de esta gran España en la que actualmente existimos.
Iter Sopena no fue un diccionario ilustrado más... Iter Sopena fue una forma barata, cómoda y sencilla de disponer de todo el conocimiento del mundo al alcance de la mano, de toda la sabiduría del universo dentro de la mochila de Naranjito del Mundial 82.
Más completo que Google.





- JIMÉNEZ DEL OSO: Jiménez del Oso y La Puerta del Misterio, la Puerta del Misterio y Jiménez del Oso. 
Maestro de maestros, Jiménez del Oso ya se había asomado al trasmundo de lo arcano y la trashumancia paranormal antes de que Iker viese su primer UFO surcando los cielos de hojalata de Torrelodones o fuese abducido y sometido sexualmente por seres de otro sistema solar por vez primera.
Jiménez del Oso ya nos había hablado de Cuzco, de los círculos mágicos, de la poderosa energía telúrica que rodeaba Stonehenge, de la nigromancia, de los documentos UFO desclasificados por la NASA, del poder del vudú... él fue nuestro gurú en aquel programa mítico de TVE llamado "La puerta del misterio" que se emitía allá a mediados de los ochenta. Con Fernando aprendimos a percibir la otra realidad, el universo oculto, los enigmas que todavía estaban por despejar.
Gracias a Jiménez del Oso por dejarnos tantas y tantas noches sin dormir cuando éramos niños. Cada vez que tengo una pesadilla un poco paranormal me acuerdo de él.


- SACO DE LA RISA: Un singular artilugio que hizo furor en la década de los prodigios fue lo que se dio a conocer como el saco de la risa. Un pequeño saco con ojos y boca sonriente pintada que se echaba a reír de manera paranoica si le apretabas la nariz.
Una cosa un tanto surrealista que, de un modo extraño, disparaba la serotonina de las familias españolas de los ochenta y las contagiaba de aquella efervescencia de regocijo sonoro del todo a cien.
El precedente a las risas enlatadas televisivas.
La estampa de familias enteras desternillándose alrededor del pequeño saco de la risa que estaba depositado sobre la mesa camilla resultaba un espectáculo ciertamente inquietante y diabólico, como si se tratase de una secuencia de "La invasión de los ladrones de cuerpos" o "Historias de la cripta".
Y eso que supuestamente ya había finalizado la etapa de desarrollismo en esta España Moderna y Constitucional de las Autonomías.





- MÁQUINAS RECREATIVAS Y SALAS DE JUEGO: La última tecnología, de repente y sin avisar, llegaba a todos los bares, cafeterías y tabernas del barrio. Al lado de los barriles, entre los paisanos que jugaban al tute cabrón o al dominó, surgiendo por entre el serrín acumulado en el suelo... podías contemplar como una resplandeciente máquina recreativa se erigía en toda su hipnótica y majestuosa estatura.
Moon Cresta, Asteroids, Kung-Fu Master, Space Invaders, Comecocos... allí estaban esperándote aquellos sugerentes multiversos a tiro de moneda de 25 pesetas.
De pronto comenzaron a surgir locales que se dedicaban única y exclusivamente al negocio recreativo, las salas de juego, y aquello fue la eclosión de un microcosmos adolescente tremendamente sobrecogedor, pues por allí pasaban los quinquis que pedían que les dejases cinco duros o, en su defecto, jugar una vida de tu partida; los gafapastas que le daban tres vueltas a la recreativa más difícil; las nuevas máquinas recreativas que cada vez eran menos arcade y más 3-D, que se volvían más y más complejas e inteligentes para acabarte antes los dineros... 
El antaño respetado y querido pinball languidecía mientras sus hermanos pequeños electrónicos lo copaban todo, te prometían universos de diversión y aventura sin límite y te dejaban sin blanca y al borde de la mendicidad o de ejercer la prostitución infantil en la cantera abandonada para así poder jugar otra partida más al Galaxy.

Y, mientras, las máquinas te susurraban dentro de la cabeza: Insert Coin, Insert Coin, Insert Coin...




- BOLÍGRAFO DE CUATRO COLORES: Esto sí que es I+D+I y no el AVE o la yogurtera. El boli de cuatro colores lo tenía todo: cuatro tonalidades a un simple click para poder tener los apuntes en verde, rojo y negro y así estudiarlo todo mejor el último día antes del examen; cuatro matices distintos para pintar vaqueros e indios multicromáticos en los márgenes del libro de Historia de Santillana. Cuatro colores a elegir, bic, bic, bic...
Una revolución silenciosa y cromática la del bolígrafo de cuatro colores, que además tenía una bolita en la cima para que pudieses chupar mejor y más cómodamente el boli.


Se hace tarde, así que dejaremos para otra ocasión a aquel perro Pippin que cogía su maleta para marcharse de casa porque nadie le hacía puñetero caso, o la legendaría crema nivea de las madres de ese bote azul y redondo que sirve para todo, desde ablandar los zapatos, hidratar las manos o hacer de after sun.
Así que los chándals de colegio azules y de rayas blancas que picaban, los jarabes de fresa que sabían tan ricos que uno fingía estar un poco enfermo para tomarlos o los órganos Casio PT-30 para tocar Carros de Fuego quedarán para otra nueva entrega de... ¡AQUELLOS HORRIBLES AÑOS 80!


Saludos con brillantina de Jim.



jueves, 23 de mayo de 2013

BLACK MIRROR


Esto es como el chiste: hoy tengo dos noticias que daros, una buena y otra mala.
Comencemos por la buena: "Black mirror" es una de las mejores series de ficción que la televisión ha parido últimamente(y eso en estos tiempos de buena cosecha de seriales televisivos que corren ya tendría que ser una razón más que suficiente para echarle el guante cuanto antes).
La mala: "Black mirror", hasta la fecha, solamente consta de seis episodios autoconclusivos de unos 50 minutos cada uno, o sea, dos noches de relatos... y os aseguro de que os quedaréis con ganas de más, de mucho más.

Primera Temporada:
- Episodio 1: "El himno nacional".
- Episodio 2: "15 millones de méritos".
- Episodio 3: "Tu historia completa".

Segunda Temporada:
- Episodio 1: "Vuelvo enseguida".
- Episodio 2: "Oso blanco".
- Episodio 3: "El momento Waldo".


Vamos a ver, para hacernos una idea de qué diablos es "Black mirror": coges aquellos espléndidos y fantaterroríficos capítulos de "Twiligh Zone"(aka "La dimensión desconocida" o "En los límites de la realidad") y los transplantas en el año 2012, en plena era omnitecnológica del dominio twitter, facebook, tablet, smartphone y el resto de excesos virtuales e interactivos... con lo que nuestros viejos miedos y temores a la radioactividad, a la bomba o a las fantasmagorías del Tío Creepy pasarían ahora a tener más que ver con gente que no se desprende un momento de su smartphone, con un futuro en el que un dibujo animado puede llegar a ser un serio candidato político o con personas con las que seguir interactuando, vía internet, después de fallecidas.

"Black mirror", la serie creada por Charlie Brooker, es todo esto y mucho más. Cada capítulo es una pieza maestra que nos invita a la reflexión acerca del mundo hipertecnificado que ahora mismo habitamos y que nos habla sobre las nuevas formas de identidad y relación que origina tanta Ley de Moore, hipervínculo y atrofia consumista.
Es el mismo regusto pulp( inquietante, fantástico, lúcido) de los Bradbury, Matheson y Disch de toda la vida, sazonado ahora con todos los ingredientes de esta nueva sociedad: telebasura, hiperconsumo, multipantallas, nanoimplantes que graban toda nuestra vida, videojuegos, la importancia de los trending topics, las peligrosas adicciones a los gadget electrónicos, a las redes sociales, etcétera y etcétera.



 Los seis episodios de "Black mirror" son independientes unos de otros, como ya he mencionado anteriormente, y eso la hace todavía más apasionante. Son pequeños universos congruentes y complejos; orfebrería fantástica de la mejor calidad; radiografías imaginadas con pulso de cirujano que indagan en la realidad, nuestra realidad, y nos devuelven los inquietantes reflejos de lo que ahora mismo- o pasado mañana, como muy tarde- podemos ser sin apenas darnos cuenta.

"Black mirror" es adictiva. Y refrescante. E inquietante. Y creativa. Juega en otra división. En la división donde habitan las grandes historias. Además de que a los que somos muy aficionados a esto de la fantasía/terror/ciencia ficción nos queda ese agradable regusto pulp en el paladar al volver a reencontrarnos con ese mismo espíritu que animaba a aquellas legendarias series como "Twiligh Zone".

En definitiva, una cita ineludible para un sábado a partir de las diez de la noche.
Eso sí, por favor, apaguen sus móviles o...

Buenas y oscuras noches de parte de Tío "Jim" Creepy.




miércoles, 1 de mayo de 2013

"INSIDE MOEBIUS": DENTRO DEL GENIO


 Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que esto de los libros de viñetas con dibujos y palabras se asociaba- por una cuestión esencial de mecanicismo profano e ignaro- al público infantil/adolescente o incluso a una especie de Cajón B donde iría a parar lo que algunos críticos consideraban cultura baja, inferior o popular.
Gente desconocedora de la dimensión artística, reflexiva, revolucionaria o filosófica del cómic y sus posibilidades que no sabían de la existencia del underground norteamericano de los sesenta o de la enorme tarea de dignificación de este medio de expresión y de la depuración de su lenguaje narrativo que habían llevado a cabo gentes como los enormes Will Eisner o George Herriman.

No fue hasta que "Maus"- la primera novela gráfica que ganó un premio Pulitzer en 1992, guionizada y dibujada por Art Spiegelman- se codeó en los estantes de las librerías con el resto de prestigiosas obras literarias cuando el tebeo/cómic comenzó a tener cierto reconocimiento a nivel artístico por parte de esa camarilla de la crítica más ortodoxa y carpetovetónica.
Cuando esto sucedía, nuestro Jean Giraud, "Moebius", llevaba ya muchos años dedicado a ensanchar los múltiples e infinitos horizontes del noveno arte con obras como "El garaje hermético", "Blueberry", "Arzach"... un miembro(junto con los Alan Moore, Alex Raymond, Hugo Pratt...) de esa tribu de genios que ha conseguido elevar esto del dibujo y la palabra a la categoría de Arte.


"No sería la primera vez que me niegan una habitación con la excusa de que soy extraterrestre".

"Inside Moebius", cortesía de mi amigo Miguel Núñez, es el canto de cisne de Jean Giraud, Gir, Moebius... y todos los demás alteregos del artista. 
"Inside Moebius" es el testamento en forma de obra maestra que el genio galo nos ha legado para la posteridad antes de abandonarnos, solamente en cuerpo, hace apenas un año.
Estos tres tomos editados por Norma Editorial contienen los laberintos por los que ha transitado el proceso creativo del autor. Es puro metacómic, una lección maestra sobre el misterio del Arte, sobre la extraña cosmogonía íntima que precede a la creación. Aquí no hay trampa ni cartón. ¡Señores, hagan juego! Moebius se busca, se encuentra y se reconcilia consigo mismo a través de interminables pasillos en los que yacen sus recuerdos, proyectos inacabados, guiones fallidos...
No hay plan preconcebido.
Blueberry, Arzach, El Mayor Fatal... recorren su desierto B(el inconsciente de Moebius, Giraud, Gir...) en busca del autor, del sentido último de todo, de un hilo narrativo, de Dios, etcétera.
Sus viejos y queridos personajes charlan sobre el 11-M(Bin Laden incluido) fumando Shit Afgano mientras Jean Giraud trata de abandonar su dependencia de la marihuana dentro de su ego-búnker y le dice a Moebius(el autor en dos edades distintas/artísticas de su existencia) que: "Lo importante es no dejarse acorralar en un pasillo del continuum espacio-tiempo".


"Inside Moebius" es otra condenada obra maestra del cómic( una más, y ya van...), del Arte,  de la Vida; una invitación para asistir como espectadores privilegiados a la exploración del laberíntico proceso creador y universo personal e íntimo  de uno de los más grandes autores de cómic del siglo XX.

Jean Giraud, Moebius, Gir... nos dejó el 10 de marzo de 2012... pero como él mismo nos recuerda en esta obra: 
"Cuando digo: ¡Estoy muerto! solo es... ¡una forma de hablar!

Hasta siempre, maestro.

Saludos de Jim desde su desierto B.



miércoles, 17 de abril de 2013

FLORA Y FAUNA DEL FACEBOOK


Yo siempre digo que el facebook viene a ser como una especie de patio de vecinos virtual e interactivo en el que puedes encontrar más o menos los mismos prototipos, especímenes, actitudes y pautas de comportamiento que en la existencia física y presencial, ya que este magnífico instrumento de comunicación no deja de ser una prolongación más de nuestra vida misma.

El transcurrir cotidiano de este vecinaje de ventanas, muros y bits es prácticamente equivalente y análogo a cualquier otro de escala/dimensión humana: cotilleos, debates, aportaciones, discusiones, humor, información, generación de nuevos contenidos, mitos... yo tengo que decir que soy partidario y defensor del facebook(el Twitter me aburre sobremanera, pues no deja de ser un mero instrumento de comunicación para, en líneas generales, la transmisión de titulares periodísticos y políticos) porque me proporciona la posibilidad de, entre otras cosas, tener un contacto/trato permanente con gente a la que de otra forma no sería posible el acceso frecuente y de paso me permite aprender, descubrir y compartir muchos contenidos que a nivel personal me interesan: literatura, cómics, cine, música, fotografía, etcétera.

Y la verdad es que- pese a las connotaciones negativas que, como todo en la existencia humana, este patio de vecindad pueda llegar tener, debidas única y exclusivamente a nuestras propias capacidades y al uso al que lo destinemos- esta herramienta social/virtual tiene una vocación evidentemente comunitaria, de conexión de gentes con intereses, aficiones u objetivos comunes que resulta totalmente benéfica y constructiva. Un instrumento más de relación y comunicación que ya está incardinado en lo social y que forma parte de otra redefinición más de nuestra forma de vida.
Personalmente no le veo ningún pero o inconveniente, más allá, como ya he mencionado, del horizonte hacia el que el talento, la personalidad o las aptitudes de cada cual lo dirijan.

Eso sí, yo que me crié en la calle y en los patios de vecinos, y que además pasé muchas de esas horas de mi infancia/adolescencia observando, analizando y catalogando el comportamiento de los moradores de mi querido barrio del Agra del Orzán, me he visto casi obligado a radiografiar abiertamente los arquetipos y perfiles de esos habitantes del caralibro que me he ido (y seguramente os habéis ido) encontrando por este transitado sendero de baldosas azules:

- LOS APRENSIVOS: A los de este perfil psicológico les ha costado horrores hacerse(si es que se lo han hecho) un perfil de facebook por diferentes razones: que si los datos y contenidos que subimos quedan para siempre inmortalizados en la nube de internet; que si para conseguir un trabajo te miran el muro; que si los de facebook y otras empresas siniestras norteamericanas se dedican a traficar y comercializar con nuestras fotos y datos; que si estamos expuestos ante el mundo y el universo y etcétera y etcétera.
Esto en mi tierra se llama cogérsela con papel de fumar.
El que tiene miedo al facebook en realidad se lo tiene a sí mismo.
¿Traficará Zuckerberg con las fotos de ese concierto de Whitesnake que subiste la semana pasada? ¿Dejará de contratarte esa empresa cuando vea que has compartido una frase subida de tono de "Cincuenta sombras de Grey"? ¿Seguirán tus planes de boda en marcha después de que alguien haya subido tu foto de la despedida de soltero con las bragas rojas de la stripper puestas en la cabeza?

Unos cuantos misterios más para Iker Jiménez...

AVESTRUCES: Son los escondidos/tapados de la red, l@s que nunca participan en nada. Aparecieron un 6 de mayo de 2009 para pedirte amistad y no vuelves a saber nada de ell@s nunca más. No sabes si han fallecido, si han sido abducidos por alguna entidad extraterrestre, si siguen ahí agazapados en la oscuridad delante de la pantalla o si se han aventurado en el interior de alguna dimensión desconocida de la que no pueden regresar.
Un día entras en su muro de casualidad y lees: última actualización 7 de mayo de 2009... y eso, claro, te genera cierta inquietud: ¿estás ahí?¿Y si estás: porqué estás mirando y leyendo fijamente mi muro y nunca dices nada? ¿Qué quieres de mí... por qué me pediste amistad si nunca opinas nada?? ¡¡Dime algo, por favor, que empiezo a tenerte miedo...!!!! ¡¡¡ Manifiéstate!!!


- LOS OBSESIVO-COMPULSIVOS: Te pueden colgar en una hora cincuenta canciones seguidas o treinta y cinco antologías poéticas que, evidentemente, nadie va a escuchar ni leer nunca.
Entran en una especie de bucle reiterativo y machacón del que parece no pueden/saben salir. Hay periódicos que traen menos noticias que los enlaces que ellos cuelgan en una sola tarde.
Son cansinos hasta el hartazgo pero ellos todavía creen que el suministro de información al personal pasa  por la insistencia y el machaque sin piedad.
Siempre quedará la opción del Bloqueo o esa de que no te aparezcan notificadas sus actualizaciones, que es la mar de sana y recomendable contra los chapas virtuales que poseen una peligrosa condición de toxicidad.

- LOS DE LAS MILES DE FOTOS: Gente que solamente sube fotos de sí mismos y no sabes bien por qué. Entras en su perfil y tienen 18.456 fotografías y en 18.400 salen ell@s.
Fotos en la playa, fotos de lo que cocinan, fotos de cuando eran pequeños, fotos en la montaña, fotos en la calle, fotos que se sacan ellos mismos sentados en una silla de un despacho, fotos en el coche, fotos subidos a una moto, fotos de las vacaciones en Estoril, Sarajevo, Punta Cana... y ese inevitable subgénero de las fotografías de Fiesta, en el que un@ se pone guap@ el viernes noche para salir brindado en la calle con cinco amig@s delante del pub que están inaugurando.
El facebook es un gran álbum de fotos que enseñar al mundo para los fotogénicos especímenes de esta especie feisbuquera.

- LOS DE LAS INVITACIONES A APLICACIONES, JUEGOS Y CUMPLEAÑOS: No quiero jugar al Candy Crush Saga ni al Farmville ni al Diamond  Dash... no quiero aplicaciones de cumpleaños ni nada. No. Por favor, no. No hace falta enviar cada día 20 invitaciones y solicitudes de juegos y cumpleaños. Un consejo de amigo: si veis que las enviáis y nadie entra a jugar con vosotros, es que seguramente no les interese demasiado, y el hecho de continuar enviando invitaciones cada día seguramente no vaya a hacerles cambiar de opinión y en cambio sí resulte al final un poco cargante.



- LOS ETERNOS ABURRIDOS: Suelen ser esos muros monotemáticos y sin gracia alguna, a imagen y semejanza del monolitismo triste de su hacedor. Por ejemplo, ese concejal cualquiera de una ciudad de tamaño medio que solamente sube enlaces/comentarios insípidos e insustanciales sobre política y similares o aquéll@s feisbuqueros que solamente comparten contenidos ajenos sin ponerse a crear/fabricar nunca un par de ellos propios, aunque solamente sean opiniones o valoraciones sobre algo, cualquier cosa.
Algunos incluso suelen compartir vídeos de gatitos y frases lapidarias sobre la vida.
Un panorama tan desaborido y marchito como un domingo lluvioso de noviembre mirando por la ventana.

- MUROS CON FRASES TRASCENDENTES: Puro psicoanálisis virtual. Se nota quien está en medio de una crisis vital o se acaba de separar/divorciar simplemente fijándose en el contenido de sus muros. Están reseteándose existencialmente y entran en una fase de autoorientación a través de esa sucesión inabarcable de sentencias, aforismos y adagios que parecen sacados de un bote de melocotón en almíbar: "las personas de buenos sentimientos son las que más sufren" "Nadie encuentra su camino sin perderse varias veces" "No subestimes lo que eres... ni sobrevalores lo que no eres" "Las batallas importantes de la vida son las que se pelean diariamente y blablabá".
Y toda estas boludeces y cháchara supuestamente psicoanalítica e introspectiva de los Coelho y cía se acompaña con fotografías de párpados con lágrimas destelleantes, puestas de sol con islas, caminos y relojes y niños besando a gatos o abuelos.
Una dimensión del facebook realmente insoportable.

- GENTE QUE SE CONFUNDE DE MURO: Personas que creen que los muros ajenos son también el suyo y por eso acaban subiendo más cosas y etiquetando a la gente cada dos por tres en la primera fotografía graciosa que les llega.
De vez en cuando tod@s lo hacemos y está bien, pero tampoco hay que machacar a la gente. Ya sabemos que se hace por lo general con buena intención pero también es importante entender que éstos, los demás, ya compartirán esas tus cosas si lo ven en tu muro, les gusta y lo consideran oportuno. 
No presionemos.

- CRISIS DEL FACEBOOK: Siempre hay alguien que, de vez en cuando, nos comunica que se toma un descanso del facebook porque está saturado o en el punto límite de la congestión y el hartazgo con tanto estímulo e información que interfiere en su vida real.
A los dos días, por lo general, lo tienes de vuelta con algún nuevo comentario o vídeo musical. Echaba de menos el vecindario, claro.



- CADENAS DEL FACEBOOK: Esos chantajes emocionales-virtuales del tipo de "Si no me compartes es que te gusta que niñas como ella trabajen de sol a sol y..." "Dale a Me gusta  o estarás consintiendo que se reproduzcan más casos como el que estás viendo"... "Comparte esta fotografía si estás a favor de la lucha contra...".
Me repatean personalmente estos tipos de coacción sentimentaloide. ¡Claro que apoyamos todas las buenas causas que se nos pongan por delante, coño, pero no así! 

 - 5.000 AMIGOS: Feisbuquer@s que seguramente se han inventado contactos, le han pagado a gente para agregarlos o han enviado 500.000 solicitudes de amistad de forma aleatoria por el mundo adelante, porque sino no se explica que alguien pueda llegar a tener más de quinientos contactos agregados, a no ser que éste sea un ídolo de la música Pop, un gurú de esos que escriben Best Sellers o un furgolista de la liga BBVA.
Que los invite a tod@s a una fiesta en casa!


A bote pronto, nos quedaría esa fauna que siempre se pone un Me gusta a todo lo que él mismo cuelga; el que siempre confunde a ver con haber; ese perfil conservador que cuando el facebook se actualiza y cambia de estética no para de protestar porque piensa que los cambios son siempre para peor; los simpáticos querulantes y discutidores profesionales que tratan de sacar adelante de la forma más digna posible su vocación de moscas cojoneras... los que no dejan títere con cabeza, los trolls que se inventan perfiles para hacerle la vida imposible a alguien, los pedantes pontificadores(lo que yo llamo "los tontos ilustrados") o los que de tantas penas, quejas y desgracias que cuelgan parece que se están dando de cabezazos contra su particular muro de las lamentaciones...

Lo dicho, el facebook es otra herramienta excepcional de comunicación que tiene muchísimas y provechosas utilidades. Un instrumento más, hecho a imagen y semejanza del ser humano que lo gobierna y utiliza a su conveniencia, como no puede ser de otra forma.


Saludos de Jim y nos vemos en el barrio azul!




viernes, 15 de marzo de 2013

URBANO LUGRÍS, PINTOR DE CAMAROTE

 


 Hace unos días me contaba Guillermo- un amigo devoto, como Lugrís, de la mítica de las noches de bohemia y pasión coruñesas- una anécdota sobre el coruñés Urbano Lugrís que radiografía a la perfección el genio magnífico y disoluto que suele acompañar a esas gentes que moldean la realidad de tal manera que la acaban convirtiendo en Arte.
Parece ser que Urbano Lugrís llegaba siempre tarde a un trabajo que tenía en Vigo y cuando su jefe le echaba la pertinente reprimenda él le contestaba:
- ¿Cómo quiere que llegue a las nueve de la mañana si me levanto a las once?


Su biografía oficial nos cuenta que Urbano Lugrís, autodidacta, nace en A Coruña en 1908, vive también en Vigo y Madrid, conoce a Alberti y Lorca, trabaja en La Barraca, forma parte de las misiones pedagógicas de la época de la República y se alista como voluntario en el Ejército Republicano, destinado desde allí en el frente de Asturias.
Después de la guerra funda la revista cultural Atlántida en A Coruña, donde vive hasta 1965, año en el que se traslada a vivir a Vigo hasta su muerte, casi en la indigencia, acaecida en 1973.

También nos llegan gracias a Luis Rei Núñez, Laxeiro o Avilés de Taramancos  las crónicas de sus aventuras y desventuras por la urbe coruñesa, a la que él denominaba Percalinópolis. Su exilio en los duros años de la postguerra lo llevó a cabo Lugrís en bares, tabernas y prostíbulos, dibujando en servilletas o en las paredes de míticas tascas coruñesas(A Mundiña) por unas tazas de vino o un poco de comida.
Tal y como cuentan las Crónicas de Percanilópolis, parece que la vida bohemia, noctámbula y tabernaria de Lugrís y su troupe desveló a muchos vecinos, serenos y mujeres coruñesas del ensanche, a las que Lugrís agasajaba con el elegíaco piropo de "cunquiña do meu leite":

"Su universo abarcaba un radio de apenas 200 metros", destacó su sobrino, Manuel Lugrís. Su tío era el epicentro de una fauna de intelectuales posibilistas que en vez de exiliarse escaparon de la represión a través de la bohemia, las tabernas y bares de alterne. Un batallón literario que, con Lugrís, Avilés de Taramancos, y otros como Rey, maestro de himnos y callista de lema "siempre a sus pies, señoras", dejaron miles de anécdotas al recorrer A Coruña proclamando poesía, bajo el grito, revisado por el sagaz pintor, de "peña del Amanecer, ¡amar por el reverso".


Lo que no nos cuenta su biografía oficial es que ese Urbano Lugrís- patrullero bohemio de la hermosa y marinera noche coruñesa- fue nuestro René Magritte de la Calle Real, el mejor Chirino de la coraza del Orzán.
Sus pinturas están realizadas con la cartografía secreta de las mareas y los retazos de todas las caracolas, estrellas de mar, pecios legendarios, ballenas, sirenas, ciudades y arqueologías fantásticas sumergidas en el atlántico.
En sueños la marejada me tira del corazón; se lo quisiera llevar. 

Durante una exposición en Coruña una señora se refirió a Lugrís como "Pintor de Cámara", a lo que Lugrís respondió: 
 - ¡De camarote, señora... pintor de camarote!!!

 















Saludos de Jim desde A Coruña, ciudad marinera y tasqueña en la que, como titulaba Lugrís, Ic habitat felicitas (aquí vive la felicidad).




viernes, 15 de febrero de 2013

NOCHE Y NIEBLA: LA POESÍA DESPUÉS DE AUSCHWITZ

                      


Hay una secuencia en la magnífica película de Richard Brooks "A sangre fría"(adaptación de la obra homónima de Truman Capote) en la que dos investigadores, policía y periodista, tienen la siguiente conversación:

- ¿Cómo han podido cometer ese brutal crimen esos dos chicos?
-  Ninguno de los dos, por sí mismos, hubiesen cometido el asesinato de la familia Clutter, pero al juntarse ambos surgió una tercera personalidad que fue la que les llevó a cometer el terrible crimen.

Para mí este simple diálogo resume a la perfección el objeto más complejo de estudio que la sociología trata de llevar a cabo: esa "tercera personalidad" que tiene lugar mediante la agregación y suma de los seres humanos y que determinan las especiales formas de actuación de los grupos humanos.

Cuando comencé a estudiar Sociología(es posible que el próximo año comience el Doctorado y lo lleve a cabo con un tema similar) me llamaba particularmente la atención el tema del nazismo y de cómo la barbarie y la brutal deshumanización de toda una nación había sido posible sin ningún tipo de cortafuegos.
Entonces desconocía teorías determinantes para la comprensión de ciertas dinámicas sociales como:

La Teoría del Conformismo: "Un sujeto que no tiene la habilidad ni el conocimiento para tomar decisiones, particularmente en una crisis, lo cual llevará la toma de decisiones al grupo y su jerarquía. El grupo es el modelo de comportamiento de la persona".

 La Teoría de la Cosificación: " la esencia de la obediencia consiste en el hecho de que una persona se mira a sí misma como un instrumento que realiza los deseos de otra persona y por lo tanto no se considera a sí mismo responsable de sus actos. Una vez que esta transformación de la percepción personal ha ocurrido en el individuo, todas las características esenciales de la obediencia ocurren. Este es el fundamento del respeto militar a la autoridad: los soldados seguirán, obedecerán y ejecutarán órdenes e instrucciones dictadas por los superiores, con el entendimiento de que la responsabilidad de sus actos recae en el mando de sus superiores jerárquicos."

 La Teoría de los vidrios rotos: "Si se rompe un vidrio de una ventana de un  edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás. Si una comunidad exhibe signos de deterioro y esto parece no importarle a nadie, entonces allí se generará el delito. Si se cometen ‘pequeñas faltas’ (estacionarse en lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una luz roja) y las mismas no son  sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y luego delitos cada vez más graves".

Y muchas más hipótesis fundamentales que me han ayudado a clarificar esos subrepticios mecanismos de articulación social y sus consecuencias.

Hace un par de semanas que se cumplió otro aniversario de la entrada en el Campo de Concentración de Auschwitz de las tropas rusas y de su posterior liberación.
Adorno escribió su famosa sentencia sobre la imposibilidad de escribir poesía después de Auschwitz y no seré yo quien le niegue la mayor al filósofo, pero lo que hace Alain Resnais en este imprescindible mediometraje titulado "Noche y niebla" es reconstruir con una lucidez descarnada los fragmentos de un espejo en el que, lo queramos o no, el ser humano tiene que aprender a mirarse(y soportarse sin parpadear) para tratar de arreglar a tiempo el primer vidrio de la última teoría mencionado cuando éste se rompe.

Tan terrible como necesario es este "Noche y niebla" de Resnais.
Ayer, hoy y siempre.

Saludos de Jim.