"EL BLOG MÁS LEÍDO EN CÁCERES SEGÚN EL ÚLTIMO EUSKOBARÓMETRO"

martes, 20 de julio de 2010

ESTESO Y PAJARES EN BETAMAX: MUCHO MÁS QUE CASPA

Decía Billy Wilder que él no tenía tiempo para considerarse un inmortal del arte y que sólo hacía películas para entretener a la gente: "Si el Cine consigue que un individuo olvide por dos segundos que ha aparcado mal el coche, no ha pagado la factura del gas o ha tenido una discusión con su jefe, entonces el Cine ha alcanzado su objetivo".

¿Qué ha pasado con nuestros Lemmon y Matthau castizos para que no tengan calles a su nombre en casi todos los pueblos y ciudades de la España? ¿Por qué cuándo se lleva a cabo un ciclo de Cine Sociológico no se proyectan "Los Bingueros" o "Los Energéticos"?
¿ No es "Yo hice a Roque III" una de las mejores parodias sobre un otro film famoso que se ha hecho nunca? ¿Quién no ha alquilado en alguna ocasión de aquellos lejanos ochenta una película disparatada en Betamax en la que no figurasen en el reparto Pajares, Esteso, Paco Camoiras, Florinda Chico, Mariano Ozores, Mirta Miller...?
¿ Se ha inspirado Lou Reed en las vidas personales y vivencias psicotrónicas y caleidoscópicas posteriores de este dúo cómico para componer su "Walk on the Wild Side"?
Son demasiadas preguntas para ser respondidas hoy. Lo que tengo claro es que Esteso y Pajares se merecían un post en el Bazar de Jim por haber hecho reír, disfrutar y olvidar durante hora y media sus deudas con el Banco Pastor, las letras de la lavadora Zanussi y el duro camino de la Transición a varias generaciones de españoles con ese humor cañí y nada sofisticado con que el bueno de Mariano Ozores sazonaba y apuntalaba sus-ejem, ejem, y por decir algo- "tramas y guiones".
En realidad habría que hablar de trío más que de dúo.


Y es que las nueve películas protagonizadas conjuntamente por nuestra idolatrada pareja marciana no son mero entrenimiento para embrutecidos desertores del arado de esos que se rascaban los picores de la espalda con la azada... ni tampoco deberían de ser únicamente un caprichoso artefacto retro-snob más para la pose degustativa de los aficionados a la caspa.
Esos nueves filmes son una radiografía sociológica de tomo y lomo de aquella nuestra piel de toro de los 80.
Me explico mediante la sinopsis de sus películas: Fermín y Amadeo son dos trabajadores humildes a los que le cuesta llegar a fin de mes... así que la solución a su problema económico pasa por el bingo("Los Bingueros"); Florencio y Amancio son dos artistas de cabaret que se divorcian de sus mujeres y se quedan con la custodia de sus hijos... un desaprensivo les alquila una casa ruinosa y ellos intentan salir adelante como sea(" Padre no hay más que dos"); tres amigos en la Costa del Sol viven a base de timos y engaños de todos aquellos que se ponen en su camino( "Los Liantes").
La realidad del momento retratada con olfato y mano maestra, aunque a veces esas circunstancias tan coyunturales hayan tomado la forma de McGuffin como mera excusa para hacer comedia y entretenimiento: el divorcio, las dificultades para llegar a fin de mes del español medio, la economía sumergida, la penetración en la modernidad europea en forma de pago de letras de la televisión, el utilitario y la lavadora... el aperturismo, la ansiada liberación sexual y la pésima educación en este terreno de aquellos españoles bajitos y nada metrosexuales, etcétera.
Los protagonistas de estas películas son parados(mucho antes de que Aranoa los pusiese de moda), fontaneros, vividores, carotas, vendedores de enciclopedias a domicilio, chulos, amas de casa, ludópatas... todos soñando con la posibilidad de una vida mejor, sobre cómo alcanzar El Dorado mediante todo tipo de chanchullos y chapuzas mientras sobreviven al duro día a día instalados en el sufrido pluriempleo .
El espíritu de aquella compleja Transición, su huella, atraviesa toda la filmografía de Ozores, Pajares y Esteso.

1.600.000 espectadores vieron en su momento "Los Bingueros". Todo un fenómeno social de la época. Algo comparable a "La Naranja Mecánica" o "El último Tango en París".
Pero llegó el impasse. La fama les pudo. Pajares y Ozores se desbocaron. Optaron por seguir el camino del exceso en vez del del medio, aunque dudo que hayan alcanzado el palacio de la sabiduría que predicaba William Blake.
Ambos presentaron fines de años, incrementaron sus shows y apariciones televisivas, sacaron discos... pero a la vez que ascendía como la espuma su caché y nadaban en billetes verdes como el Tío Gilito se multiplicaban también sus adicciones varias, ya reconocidas por ellos públicamente en alguna ocasión: dependencias relacionadas con la práctica del sexo más obsesivo-compulsivo(a imagen de los personajes que caracterizaban en sus películas) con todo tipo de señoritas, problemas con la drogaína y el alcohol, profesionales ambos de la vida más disipada, noctámbula y licenciosa del momento, etcétera.
Los Happy Mondays a la altura del betún comparados con la vida de estos dos mitos de los ochenta.
Ver a ese Andrés Pajares- ahora desquiciado y con la mirada perdida, intentando unir tres frases que suenen un poco coherentes- desfilando por los platós televisivos es cómo contemplar el paisaje después de la batalla, los restos dispersos tras la gran bacanal ochentera... o estar observando en primera persona al fantasma de los excesos pasados, un poco como el Bitelchús de Cine de Barrio.
Pero siempre nos quedará ese pack en dvd con sus nueve películas("Agítese antes de usarla", "Los energéticos", "Yo hice a roque III", "La Lola nos lleva al huerto", "Padre no hay más que dos", "Los Bingueros", "Todos al Suelo", "Los chulos", "Los Liantes") o alguna reposición sábado tardera para verlos subidos en su Renault 5 blanco anunciando "Detergentes Pilón" mientras desnudan en la parte trasera del coche a alguna ingenua sueca.
Cosas del aperturismo y de tanta hambre atrasada.

Saludos de Jim y ¡¡¡Qué viva Roque III!!!

1 comentario:

Espinete dijo...

Crecí viendo estas películas. Aún sufro algún trauma tras " El ligero mágico" si bien en ésta sólo aparecía Pajares.
Han sido años de tratamiento para superarlo. Menos mal que después vino la saga " Loca Academia de Policia" que si no...
Siempre nos quedarán "Los bingueros" ;)))) !