"EL BLOG MÁS LEÍDO EN CÁCERES SEGÚN EL ÚLTIMO EUSKOBARÓMETRO"

lunes, 6 de abril de 2009

EN EL PRINCIPIO FUE... EL PONG


En estos mismos momentos, a las 1:54 horas de un domingo de primavera del año 2009, millones y millones de seres humanos de todas las edades, razas y clases sociales están pegados a una pantalla salvando al mundo de una invasión de crueles alienígenas, participando virtualmente en luchas intergalácticas en universos lejanos, vistiendo la camiseta de Messi o diseñando la estrategia de combate de un comando desembarcado en la playa de Omaha.
La industria del videojuego mueve hoy, anualmente, miles de millones de dólares y ya genera más cuartos que la del cine. Esta industria ya ha recibido la consideración de " bien cultural" y, probablemente, el formato del videojuego sea en un futuro próximo valorado como un arte más. Como el décimo arte en liza.
Y la culpa de todo esto la tiene un videojuego llamado Pong.


La paternidad de este embrionario videojuego se atribuye a Nolan Bushnell y Ted Dabney en las navidades de 1972, aunque hayan tenido que pagar después por infracción de patentes a la compañía Magnavox Odyssey y llegar también a acuerdos monetarios con un ingeniero que parece ser que ya había diseñado algo muy parecido al Pong unos años antes.
Nolan y Ted son los fundadores de la archiconocida ATARI. En 1972 idean, o plagian, el Pong y se les ocurre la idea de sacar el videojuego a uno de los bares que frecuentan, ponerle una consola y un cajón para las monedas y dejarlo allí un par de días para ver cómo funciona.
Exitazo total. cuando Nolan y Ted vuelven al bar, el cajón está a tope de dólares y la gente hace cola para jugar al dichoso Pong.

Comienza la era de los videojuegos. Se redefine el concepto de ocio a nivel global. Haría falta otro T. Veblen para reescribir otra Teoría de la Clase Ociosa.
El Pong fue el principio de lo que ahora conocemos como divertimento virtual u ocio tecnológico. Un punto de inflexión en el que una nueva forma de entretenimiento desbanca a los tradicionales juegos de siempre. El videojuego comienza a sacar al niño de la calle, lo mete en casa, como la televisión había hecho hace unos años con los adultos.
En las navidades del 72 en EEUU el Pong arrasa. Se comercializa en una versión casera para conectar a la televisión y también se instalan consolas de Pong por todos los bares y zonas de recreo.
Después vendrán otros juegos electrónicos míticos como el Gunfight, Space Invaders, Asteroids, Arkanoid, Galaxian, etcétera.

El Pong es un videojuego que se compone de dos palitos( raquetas) y una pelota( cuadrada) con dos marcadores arriba y su desarrollo consiste en una especie de partida de tenis de mesa virtual y plana, devolviendo una y otra vez la dichosa pelotita cuadrada al adversario. Hoy en día nos parece más simple que el mecanismo de un chupete, pero si contextualizamos un poco nos podemos dar cuenta del impacto que aquel extraño artilugio pudo causar en los hogares de los humanos españoles de finales de los años 70, en los que lo más tecnológico que muchos habían visto era una galena y un portero automático.

Para alguien que se ha criado entre Playstations 3, Gears of War, Call of Duty y Xbox360, esto del Pong es como hablarle de sílex y mamuts a un adolescente del año 2389. Por no mencionar el apartado gráfico... o el dinamismo del juego, que tiene más que ver con una carrera de caracoles tullidos que con lo que desde hace años se entiende que debe de ser un videojuego algo movidito y moderno.
El Pong es el pleistoceno de los juegos electrónicos.
Y la verdad es que la pelotita iba algo lenta( luego le pusieron "doble velocidad") entre paletada y paletada. Le dabas un golpe y te podías ir al baño, hacerte un bocadillo de nocilla y ver medio capítulo de Érase una vez el Hombre antes de que tu oponente te la devolviese.

Y todo esto es cierto o parecido o mejor y peor, pero lo cierto es que en aquella época quien tenía una Atari 2600 y el Pong- el primer videojuego popular de la Historia- tenía el poder y la fuerza.
Y su casa llena de niños del barrio y del colegio dispuestos a jurarte amistad eterna por una partidita de Pong.
O sea que, para entendernos, el Pong fue a los videojuegos lo que La Llegada del Tren ,de los Lumiere, al Cine, cuando la gente se tiraba o apartaba de sus sillas porque pensaba que el ferrocarril se iba a salir de la pantalla y los iba a arrollar.
¡¡¡¡Explicadle ahora eso a los fans de Matrix!!!

Saludos de Jim.

2 comentarios:

MiguelNR dijo...

Yo lo tenía en un casette para mi Spectrum, el cual aun tengo metido en cajón, con los cables y mi magnetofón desde el cual cargaba los juegos.

Recuerdo que como los juegos tardaban en cargar entre media hora y tres cuartos de hora, bajaba al parque de al lado de mi casa con mi bici y el bocadillo de nocilla, y al cabo de un rato subía para jugar.

Ahora mismo un juego te tarda dos minutos en cargar y acabas reseteando, porque te hueles que algo va mal....

Un saludiño

Jim Alegrías dijo...

Algún día hablaré del Spectrum y del load " " y de cómo te sentías cuando un juego te daba error tras veinticinco minutos de carga.
Una joya.