"EL BLOG MÁS LEÍDO EN CÁCERES SEGÚN EL ÚLTIMO EUSKOBARÓMETRO"

miércoles, 23 de marzo de 2011

LA PRIMAVERA EN MARCHA


En un rincón caído reposa ya, menguado, el invierno,
en lenta retirada,
dispuesto a habitar su inminente destierro.

Y es que hoy, esta tarde, puntual, ha ascendido la primavera como un globo,
se han inmolado a lo bonzo los notarios en sus despachos,
rociándose de racimos de uvas de colores y de sol y de júbilo.
La pirotecnia de la tierra, de los planetas y de los aromas
ha asolado de repente al mundo,
alborotando los roperos y los armarios.

Los ginecólogos arrancan flores del pubis ardiente de las niñas
y los comisarios políticos intentan corregir a los eternos incorregibles
sólo porque hoy la primavera se ha estrellado, hermosa,
contra la tarde, y ha llenado de luces y colores
el alma de las calles, de los árboles, de las monjas
y las ardillas,
renovando así la tierra, inaugurando otro horizonte,
recalificando nuestras destartaladas esperanzas.

El equinoccio de las flores limpiará de polvo los espejos,
regará de verde lima, ámbar y limones los patios,
ensanchará los pulmones de los albañiles,
hará palpitar el sexo tierno de las novicias.
Todo hierve ya, la cosecha está a punto,
el gong de los cuerpos cálidos y desnudos-
de la vida vasta y completa-
resuena entre las estrellas,
que ahora planean sobre el universo mucho más bajas de lo habitual.

Es inútil luchar contra lo que nos aguarda.
Inútil. Inútil del todo... ¡así que salgamos a la primavera!
Esta nueva primavera en marcha que ahora nos invade
nos rendirá de fresca paz, nos asediará con lunas muy redondas y llenas,
nos invitará a abrir preciosos libros bajo las ramas más verdes,
estirará las tardes para prolongar los contornos del mundo,
danzará madura de colores para amasar nuestros pétreos corazones.

Ya irrumpen sin permiso las flores, huele el aire a verde y azul.
Aspirando las virutas cotidianas de la existencia,
el sosiego que vierte la blancura de la luz,
de nuevo sentimos en las escamas del alma
cómo alrededor de nosotros bulle algo invisible y muy grande
que, al final, cada primavera, siempre nos trasciende y profundiza,
nos eterniza,
invitando a que nos asomemos durante un breve instante
por el hueco inacabable del hermoso misterio que resulta existir.


Saludos de Jim.

4 comentarios:

Sagrario Jiménez dijo...

Genial Jim. Besos

Benedetina dijo...

Oh, cómo me gustan también estos post, cuando te pones tan poético y sensible.

Me has contagiado de esta marcha primaveral tanto que me dan ganas de salir a la calle a esperar a que amanezca, para ser la primera en comtemplar el rocío acariciar el cesped lleno de cacas de perro de mi calle :P

Un saludo

Jim Alegrías dijo...

Gracias, Sagrario.
La gente es muy poco cívica, Benedetina. El que tenga perro que lo atienda.

Saludos de Jim.

Anónimo dijo...

Que continúe en el invierno!

Muy bueno!