"EL BLOG MÁS LEÍDO EN CÁCERES SEGÚN EL ÚLTIMO EUSKOBARÓMETRO"

viernes, 20 de febrero de 2009

LOS PELUQUEROS CALVOS


Mi peluquero lleva enfermo unas semanas y ya voy necesitando un corte de pelo. Y la cuestión es que gracias a este hecho me he percatado de que tengo alguna manía al respecto y que no me sirve cualquier peluquería, pues soy bastante refractario a eso que se denomina ahora "estilistas" y a esas peluquerías unisex con solarium y descuento en masajes faciales a hombres. No tengo nada serio en contra de los "estilistas" con mechas vestidos de Locomía o de La Década Prodigiosa, ni de esos sitios en que un chico con flequillo de tendencia te comenta dónde se aplica spray fijador, para qué se humedecen los dedos con sérum y después cómo se despunta para poder ir así lo suficientemente "cool" a la frutería de la esquina a comprar mandarinas.
Lo que pasa es que ellos y yo hablamos dos lenguajes distintos. Ellos, los "estilistas", me hablan de sérum y cómo combatir la rigidez y agarrotamiento en mi cabello y blablabla y no entiendo ni papa.
Y yo les digo:
- Más o menos todo igual, muy cortito, que hace calor... y con algo de patilla, por favor- y cierro los ojos.
Y me miran como si acabase de bajar de Ganímedes sin un traductor universal a mano.
Porque estos son unos "artistas" con ínfulas, y lo que quieren es que les entre un Alfredo Landa cualquiera de barrio para dejarlo como un Beckham, como en aquel programa llamado Cambio Radical de A3.

Pero lo que yo quiero es a mis peluqueros calvos de toda la vida, ¿ es tan difícil de entender?!! Quiero que se llamen Pepe u Octavio y ver esa botella de 2 litros de Varon Dandy sobre la repisa; y esperar mi turno ojeando la Interviú de la semana o algún OLÉ, " El Crecepelo Infalible" de Mortadelo y Filemón... y no el Tendencias Fashionmag o el Menstyle.
Quiero sentirme comprendido, y sin caras, cuando suelto:
- Muy cortito y con algo de patilla. Y sanseacabó.
Hablo de esas peluquerías de toda la vida, de esos peluqueros calvos de manos velludas que se llaman Pepe, que tienen la Ser puesta( y no Radiohead, M.I.A o Chill-out de ése) desde primera hora para escuchar el parte y que han adoptado a un par de amigos jubilados allí con los que pasan las horas discutiendo de último partido del dépor, de política, de la mili, etcétera.
De esos que tienen en el suelo más pelos que la familia de Chewbacca( que a veces hasta dudas de si al final Pepe se ha decidido a poner hierba artificial en el local)y que cuando pasa una mujer de buen ver comentan: - ¡¡¡Vaya hembra que acaba de pasar!!! Y salen todos, incluso al que le están cortando el pelo, a la cristalera de la barbería a examinar a la vecina escultural como mandriles en celo.
Ese peluquero calvo que tiene el póster, ya sepia, firmado y enmarcado de cuando el Superdépor ganó la liga, y que te hace unos pedazo masajes capilares cuando te está lavando la cabeza que te dan ganas de abrazarlo, del gustazo que da.
Levanto mi copa por esos peluqueros calvos que todavía no saben lo que es un Bob o un Night´s Look; por los que eso del pelo "cortito" lo entienden a la primera y que sólo te preguntan: -¿ quere que lle lave antes a cabeza un pouco... para cortar mellor? Costa ighual.
Un microuniverso atípico el de las peluquerías tradicionales en el que muchos hemos pasado tantas y tantas horas felices.

Post Scriptum: A ponerse bueno, Pepe, coño, que ya sois una especie en vías de extinción en este nuevo mundo de rastas de diseño y tendencias urban casuals . ¿ Quién va a saber hacer una simple raya al lado dentro de unos años en esta dimensión de flequillos rectos y capas desiguales?

Saludos de Jim a tod@s.

3 comentarios:

Inés Rey dijo...

Simplemente genial.

Jim Alegrías dijo...

Moito obrigado, Inés.

TEMIS dijo...

Ja,ja,ja, qué bueno Jim, completamente de acuerdo. Odio las peluquerías, las odio y escapo de ellas, porque el pelo, cuanto menos se toque, mejor. Y nada de ponerte una ampolla de placenta de ballena revigorizante para tener una mata de pelo como la maleza del monte gallego, o que te dan un corte " más estiloso y que se lleva" y te destrocen la melena. Yo solo venía a cortar las puntas, piensas, pero ingenua de ti, la peluquera no comisiona por esto, sino por los productos aplicados o vendidos de forma más o menos subliminal.O esa publicidad que te ofertan "tarifa plana" para poder escarallar el pelo a diestro y siniestro por el mismo precio. Lo dicho, una persona que te corte bien el pelo,te lo lave con jabón normal y te lo seque con el cepillo de cerdas naturales. lo demás, son milongas.